Educación y Cultura

Las lápidas de los cementerios

Visitar los cementerios, sobre todo en estos días de difuntos, frescos y nublados, no solamente constituyen un agradable paseo, sino que te adentras en la historia de todos los que yacen en las tumbas y en los enormes y bellos mausoleos. 

Las autoridades deberían promocionar las visitas guiadas a los cementerios y panteones de la ciudad como un atractivo turístico, pero que no permitan que los viajes caigan en las manos de voraces propietarios de agencias de viajes, sobre todo de las "patito" que abundan en la ciudad.

Sobre la avenida principal del Cementerio General de Mérida hay una lápida que impresiona, dice: "Te adoptó como un hijo, te dio crianza, educación y atención y tú le privaste la vida, maldito seas".

Otra tumba, ya en los pasillos interiores del cementerio, tenía una lápida en mármol negro, según me comenta uno de los veteranos sepultureros del Cementerio que me guía en mi fúnebre recorrido que a la letra decía: "Hiram Alfio, asesinado por la negligencia de médicos del Hospital Regional del ISSSTE en Yucatán". Mérida,Yuc.,1985. Me comenta el enterrador que ésta lápida fue desprendida de la tumba por el vandalismo de los pandilleros del rumbo o por algún capricho de las autoridades que han pasado como administradores del camposanto, que han sido muchas.

Hay una tumba que encierra ternura, la lápida dice: "Duerme Paquito" y hay en la parte superior de la misma, un angelito en posición de rodillas y rezando, supongo que contiene los restos mortales de un niño. Tiene como fecha 1943. Hay otra lápida que refleja el dolor de la familia del difunto que yace en ella: "Te fuiste cuando nadie lo esperaba,en la flor de tu vida, nuestro dolor es muy grande", abril de 1968.

En las lápidas de los cementerios hay símbolos que señalan la profesión que tuvo en vida del que ahora las ocupa, como un timón de barco, una máquina de escribir, un enorme reloj, no faltan los libros, símbolos de religiones o militares, el escudo del H. Colegio Militar por ejemplo.

Me comenta mi guía-sepulturero, que no es cierto que en el cementerio asusten por las noches, los ruidos que se escuchan provienen de ladrones que se llevan floreros, imágenes de Santos, coronas y todo lo que puedan robar, o de parejitas que entran para hacer el amor entre las tumbas o drogadictos que entran para fumarse su "mota".

En una de las calles interiores del panteón, me encuentro con las tumbas del distinguido maestro don Rodolfo Menéndez de la Peña y otra la de la familia Canto, con los restos mortuorios del fundador del emporio farmacéutico que lleva su apellido.

Se ve también en los cementerios, la división de clases, tumbas ostentosas y lujosas, mausoleos de mármol,con su techo como para proteger de los ardientes rayos del sol canicular de Mérida a los restos mortuorios que en ellas reposan. Esto es una lección y un recordatorio, todos iremos a parar al cementerio, los ricos, poderosos, políticos, mendigos y gente de todas las naciones, ahí se ve en las lápidas, apellidos mayas, como españoles o extranjeros, la mujer más bella o fea, todos pararemos en la tumba, ofensores y ofendidos. 

Me recuerda un pasaje Bíblico: "Estén preparados porque el día menos pensado vendrá el Hijo del Hombre".

Destacan también en el Cementerio los diferentes mausoleos que agrupaciones, organizaciones y hermandades han puesto para el eterno descanso de los suyos, ahí conviven por ejemplo las sepulturas de los sacerdotes, del Clero, como la de los masones, la Rotonda de los Hombres Ilustres con Alma Reed y los asesinados por la reacción, de los burócratas estatales, de los choferes de taxi, la de la Asociación China en Yucatán, con sus mensajes en ese idioma y muchas más.

Todos dormidos en un sueño infinito, reposan en sus tumbas y sus lápidas dicen mucho de sus vidas, como: "Papito, siempre te extrañaremos".

Y como pasa en la vida hay muchas tumbas olvidadas y otras colmadas de atenciones, la gente ya no se acuerda de sus muertos, pero si no dieron nada en vida ¿qué importa lo que den cuando las personas han muerto? ya no pueden verlo ni disfrutarlo, hay que dar en vida, todo en vida.

Otra lección que nos dan las visitas a los cementerios y sus lápidas estremecedoras o tiernas, escritas en español, en maya o en cualquier idioma, es que ahí estaremos, en una calma sepulcral y silenciosa, siempre solos, nada nos llevaremos al más allá.

DAVID BARRERA CANTO.- Octubre 30 de 2017.-

El tiempo - Tutiempo.net
Buscador
Siguenos en
Revista digital

Edición Octubre 2017

PDF Ver revista Ver más
Las más vistas
1
Un viernes 13 de terror en la UMF No. 58 del Imss en Mérida

Mérida, Yucatán, a 15 de octubre de 2017.- Según informaron derechohabientes de la UMF No. 58 del Imss en Mérida (ahí por el rumbo de la Región Militar según precisaron),

2
Las lápidas de los cementerios

Visitar los cementerios, sobre todo en estos días de difuntos, frescos y nublados, no solamente constituyen un agradable paseo, sino que te adentras en la historia de todos los que

3
Entierran historia de Mérida

Mérida, Yucatán a 6 de julio de 2017.- Por instrucciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia la empresa contratista que trabaja para la Comisión Federal de Electricidad en el

4
Lucelly Alpizar Carrillo se aprovecha de la pobreza de mujeres priístas yucatecas

Mérida, Yucatán, a 5 de enero de 2018.- En los últimos días de diciembre pasado, según informes que nos hicieron llegar el día de hoy a la redacción de la

5
Se destapa la cloaca en la Sedesol: ¡Que se investigue a Luis Borjas Romero!.

Mérida, Yucatán, a 5 de septiembre de 2017.- Un escandaloso fraude, gigantesco y asqueroso, cometido en varias dependencias federales en las meras cúpulas, entre ellas la Secretaría de Desarrollo Social